Дървен материал от www.emsien3.com

The best bookmaker bet365

The best bookmaker bet365

Menu

La constante lucha. Ebrahim Asvat

Un idiota como diputado o ministro exige de la ciudadanía una lucha a través de los espacios públicos para limitar su accionar.   Si se le da cancha abierta para administrar sus propias estupideces dejaríamos de tener un país.   Así de sencillo.   Cuando los medios y los generadores de opinión serios salen a la palestra pública están constantemente luchando  contra la estupidez, la ignorancia o la irracionalidad.   Y en este, nuestro bello país gobernado a la ligera , ningún idiota o ignorante se quiere rodear de gente inteligente pues temen que le hagan sombra.   Prefieren a los manzanillos. Aquéllos sin  un oficio propio otro que el de bufón,  coro o comodín.  Algunas naciones  han podido curarse de las malas decisiones de sus ciudadanos.  Si un idiota llega al poder en los Estados Unidos,  el aparato gubernamental es tan fuerte y estable e impide que su dirigente caiga en el ridículo o pierda su dirección.   Hay  dos ejemplos de ello.  Para nadie era un secreto las pocas capacidades del Presidente Ronald Reagan.  Pero gobernó rodeado de los mejores y esas decisiones salían del equipo de talentosos hombres públicos a su alrededor.    El otro caso fue el de George W. Bush.  Su equipo conformado por la ala ultra derecha de los Estados Unidos tomó las riendas de la política exterior norteamericana  y gobernó  por éste.  En ambos casos el sistema político tenía la forma de sobrevivir una mala elección presidencial y tomar el control.   En países como el nuestro la ausencia de una carrera administrativa y el miedo de atraer a los mejores panameños a la gestión de gobierno no nos permite inmunizarnos contra las malas decisiones de los electos.  La política panameña es como el carnaval. El más imbécil sorprende más y hace las primeras planas de los diarios.   No hay un mañana ni importa el legado. 

volver arriba